WebMail Corporativo

Portada del Regimiento de Ferrocarrileros n°1

Portada del Regimiento de Ferrocarrileros n°1

En el año 1913, dos compañías militares se hicieron cargo de la habitación del Ferrocarril que debía ir desde el centro de Puente Alto hasta la zona del Volcán, en el cajón del Maipo. Desde el comienzo  estos batallones no solo se dedicaron a la construcción y trabajo técnico de la vía, sino que también fueron instruyendo militarmente a la población circundante.

En 1914 el tramo completo Puente Alto- El Melocotón- el Volcán quedó terminado, las dos compañías pasaron a convertirse en Regimiento y  a pesar de que ya había acabo el trabajo de construcción, continuaron atendiendo los requerimientos ferroviarios que derivan del transporte de pasajeros y carga.

La tarea más importante de este regimiento, sin embargo, se dio en las labores de servicio a la comunidad cuando la situación lo ameritaba. Los conocimiento de los ferrocarrileros sobre geografía abruptas, solución a situaciones de emergencia  y manutención de vías de comunicación y puentes, los llevaron a enfrentar difíciles acontecimientos sufridos en muchas partes de Chile, como terremotos, salvatajes en rodados y ubicación de víctimas en accidentes. Ejemplo de esto es la participación de los batallones en la remoción de escombros y reconstrucción de  muros en Talca, luego del fuerte sismo que remeció la ciudad en el año 1928. En 1932, el regimiento se trasladó a Vallenar con el objetivo de ayudar en el levantamiento de escombros y, principalmente, participar en la edificación de más de 100 casas para el pueblo nortino. En 1939, también estuvieron presentes en la construcción de Concepción, Cauquenes y Chillán tras el terrible terremoto que devastó a esas ciudades del sur de nuestro país.

La labor social y cultural del Regimiento de Ferrocarrileros N°1 de Puente Alto  se constituyó por mucho tiempo como un pilar fundamental de la compenetración del pueblo con los militares y de los puentealtinos con sus batallones de montaña.